Diseño y Decoración Speakeasy Bar Bobby´s Free – Barcelona

Diseño y Decoracion bar Bobbys free Barcelona portada

Diseño y Decoracion bar Bobbys free Barcelona portada

Actuación: Diseño y decoración Speakeasy barber shop, Diseño de acceso a Bar existente mediante una puerta secreta de una Barbería
Lugar: Barcelona.
Proyecto: Arq. Pedro Scattarella.

Un Speakeasy era un establecimiento cualquiera que vendía de forma ilegal bebidas alcohólicas durante la época denominada “de la prohibición” en Estados unidos y Canada. De aquel período que duró de 1920 a 1932 nos llega ahora este concepto de bar escondido, con sus puertas cerradas y donde sólo pueden entrar unos pocos.

En el mismo momento que nos llegó el encargo de realizar una barbería que sirviera de tapadera a este bar de copas (Bobby´s freeen medio de Barcelona, empezamos a trabajar en la creación de esos ambientes de película de Elliot Ness, Al Capone y compañía donde la barbería era el lugar de encuentro.

Speakeasy_Bar_Bobby_s_Free_Barcelona_by_DA2_Arquitectura

Originalmente, para acceder al bar se debía atravesar una sala pequeña, un pasillo y bajar unas escaleras. Todo esto hacía casi invisible la actividad de este local. Aprovechamos la morfología de estos típicos establecimientos de l´Eixample (tubos y hacia abajo) para crear los tres ambientes característicos del bar. La barbería se encuentra en la entrada. a todas luces funciona como tal. Tiene un horario de 15 a 23 hs. Para el diseño nos inspiramos en la Old School. Recuperamos dos sillones de barbero de los años 20. y re acondicionamos la madera y pintura existente. Para la puerta escondida nos decidimos por colocar uno de los puestos del barbero. todo el panel es una doble puerta de dos vías. La entrada es a través del tocador y la salida (y de emergencia) es por el panel contiguo decorado con fotos. Estas fotos no son las típicas de una barbería de hoy en día, quisimos darle lugar a los hipsters de la historia (Rasputín, Chaplin, Darwin… y algún toque de color). Una vez atravesada esta puerta, nos encontramos un un espacio oscuro, casi no se ve nada, y el cliente se queda solo en él pensando que lo único que puede hacer es ir es hacia adelante. Tanteando se encuentra una pesada cortina, que cuando le atraviesa, se descubre el bar. Pero, “hablar bajo”  porque la primera regla de este speakeasy es que no existe este speakeasy…

 

 

Se han cerrado los comentarios